Nos preocupa tu privacidad En pisos.com utilizamos cookies propias y de terceros para dar un servicio satisfactorio mediante cookies técnicas, de personalización y para fines analíticos. pulsa AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookis pulsando el botón "aceptar" o configurarlas o rechazar su uso pulsando
Aceptar Configurar

The New York Times resalta el "encanto atemporal" de Sitges

"The Spanish Beach Town That Keeps Calling You Back". 

Sitges, just south of Barcelona, has 17 beaches and a quiet, timeless charm that draws all kinds of visitors to return year after year. Así se titula el extenso artículo publicado por Alexander Lobrano en el New York Times. Lobrano es un escritor estadounidense afincado en Francia especializado en gastronomía y viajes




El artículo está plagado de alabadoras descripciones como “Tiene 17 playas y un encanto tranquilo y atemporal que atrae a todo tipo de visitantes a volver año tras año”. Además, Lobrano lo trufa con impresiones personales, entre ellas ésta tan bonita: “Al salir de la bonita y pequeña estación de tren de Sitges en una soleada mañana de domingo, respiré hondo y me eché a reír. Desde que visité por primera vez este pueblo costero español, a media hora al sur de Barcelona en tren, hace 40 años, es un destino que indefectiblemente me hace feliz”. 

El artículo cita con admiración las villas modernistas de Sitges. Desde su prisma estadounidense, las casas de Sitges de estilo modernista simbolizan “la admirable forma en que la cultura catalana es receptiva a la anarquía creativa, como se ve en las obras de un arquitecto como Antoni Gaudí, un artista como Salvador Dalí o incluso un chef como Ferran Adrià”.

Además, como no, se destaca el ambiente cosmopolita e inclusivo de la Vila. “Si hay un resort de playa mediterráneo que sea para todos, ese es Sitges, y su igualitarismo e inclusión son dos de las razones que me enamoraron”.

Nos ha gustado especialmente la manera en que Lobrano resume la historia local, desde el pasado de Sitges como pequeño pueblo de pescadores “descubierto por artistas a final del siglo XIX y retomado por la burguesía barcelonesa”, pasando por la época franquista durante la cual al villa “prosperó como refugio liberal” hasta la actual época que llegó con el "auge turístico de los años 60”.




“El turismo puede ser su mayor industria, pero Sitges no ha perdido su autenticidad. El tono del pueblo se encuentra en sus callejuelas, donde te topas con negocios que han desaparecido en la mayoría de los otros lugares”, es una de las frases más alabadoras del artículo del Times.

Alexander, como buen articulista gastronómico de reconocido prestigio internacional, recomienda alojamientos y restaurantes, así como la visita a alguna de sus 17 playas, “cada una con personalidad propia”, desde la Platja de la Fragata, “popular para amantes del deporte” a la de la Bassa Rotonda, “la playa gay más popular y una de las más concurridas de Sitges”, sin olvidar playas de perfil más familiar como la de la Ribera o la playa de Sant Sebastiá.

Si quieres consultar el artículo completo, aquí te dejamos el enlace: https://www.nytimes.com/2022/09/06/travel/sitges-spain.html